La caída temporal de Visa no favorece la desaparición del dinero en efectivo