fbpx

‘Salsa Rosa’ en Silicon Valley

Me sorprendería mucho que a estas alturas no hubiera ya algún equipo de guionistas de TV trabajando en un culebrón basado en las andanzas sexuales de un grupo de altos ejecutivos de empresas tecnológicas. El caso de Mark Hurd, hasta hace pocas semanas consejero delegado de Hewlett-Packard (HP), da perfectamente para una sitcom.

Hurd fue obligado a dejar su cargo al frente de la mayor compañía informática del mundo (más de 300.000 empleados) tras descubrirse que había falsificado cuentas de gastos de la empresa para encubrir la estrecha relación que mantenía con Julie Fisher, una antigua actriz de cine erótico contratada por HP como asesora de marketing. Fisher acusó a Hurd de acoso sexual, cargo del que el consejo de la empresa prefirió exculparle, pero al descubrir los tejemanejes administrativos que Hurd habría cometido para ocultar su relación con la mujer, le invitaron a marcharse. Eso sí, con una suculenta indemnización de 40 millones de dólares, 10 de ellos en efectivo y el resto en acciones.

Al conocerse la noticia, Larry Ellison, fundador y consejero delegado de la firma de software Oracle, declaró públicamente que el despido de Hurd era ‘la peor decisión de personal desde que los idiotas del consejo de Apple despidieron a Steve Jobs hace años’.

Ellison no tardó en ofrecer a Hurd, con quien juega habitualmente al tenis, un puesto directivo en Oracle, que éste aceptó, creando una situación que el blog satírico del Falso Steve Jobs calificó de ‘hogar para trotamundos‘, ya que el propio Ellison, uno de los solteros más cotizados del Valley, fue objeto en el pasado de una acusación parecida –que fue desestimada tras un acuerdo extrajudicial— y que uno de los co-presidentes de Oracle era Chuck Phillips, quien a principios de este año vió a su vez cómo una ex-amante suya alquilaba vallas publicitarias en Times Square para poner en evidencia su relación.

Y digo que Phillips era el co-presidente de Oracle, porque el cargo que Mark Hurd pasa a ocupar en Oracle es precisamente el de Phillips, que ha abandonado la empresa por la puerta de atrás.

El penúltimo episodio del culebrón es, por ahora, la demanda que hoy mismo ha presentado HP contra Mark Hurd por la vulneración de los acuerdos de confidencialidad con su antigua empresa que supondría su incorporación a Oracle. Cabe recordar que ésta no sólo compite en software con la división EDS de HP, que ésta adquirió bajo el mandato de Hurd, sino también en hardware, ya que Oracle es propietaria de Sun Microsystems desde abril del año pasado.

Publicado originalmente en el blog ‘El mundo en bits’ de elEconomista.es

Albert Cuesta

Periodista, analista, traductor i conferenciant especialitzat en electrònica de consum i tecnologies de la informació. És l’editor d’aquest blog, de l’edició en espanyol del butlletí Mobile World Live de la GSMA i del blog de l'Observatorio Nacional de la 5G. També col·labora al diari Ara, Catalunya Ràdio i TV3. ---------------- Periodista, analista, traductor y conferenciante especializado en electrónica de consumo y tecnologías de la información. Es el editor de este blog, de la edición en español del boletín Mobile World Live de la GSMA y del blog del Observatorio Nacional de la 5G. También colabora en el diario Ara, Catalunya Ràdio y TV3.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.