fbpx

WikiLeaks, un paria digital

WikiLeaks tendrá que seguir contando con los medios de comunicación tradicionales para dar salida a los populares lotes de documentos oficiales comprometedores que han situado al sitio web en el primer plano de la actualidad.

En pleno debate sobre la neutralidad de Internet, el grupo de activistas digitales encabezado por Julian Assange se enfrenta a serios obstáculos para difundir sus revelaciones por sus propios medios: pocas horas después de ser expulsado de los servidores de Amazon.com, WikiLeaks se ha quedado sin nombre de dominio.

Amazon ha explicado en un comunicado sus razones para no alojar en los servidores de su servicio S3 el contenido de WikiLeaks. Tras negar que haya cedido a presiones del Gobierno norteamericano para expulsar a WikiLeaks, y también que la decisión se deba a la necesidad de evitar ataques de denegación de servicio (DDoS), el gigante del comercio electrónico detalla que el contenido de WikiLeaks vulnera los Términos y Condiciones de su servicio, dado que no puede acreditar la titularidad de contenido (obviamente, puesto que se trata de información filtrada) ni que éste haya sido procesado para evitar que ponga en peligro la vida de personas inocentes. Este argumento, que coincide con las declaraciones de algunos funcionarios oficiales norteamericanos, es respaldado por Amazon recordando que varias organizaciones de defensa de los derechos humanos han reclamado a WikiLeaks que proteja las identidades de los activistas citados en los documentos que difunde.

Por si fuera poca la dificultad para alojar su material, a las pocas horas WikiLeaks se ha enfrentado a un segundo obstáculo, todavía más grave: la desactivación del servicio de nombres de dominio por parte de su proveedor, EveryDNS. En la práctica, ello significa que, aún cuando WikiLeaks consiga encontrar un nuevo proveedor de alojamiento para su contenido, los internautas no podrían acceder a él a través de la dirección web wikileaks.org. EveryDNS explica en su web que los repetidos ataques DDoS que viene recibiendo WikiLeaks afectan negativamente a la estabilidad de los otros 500.000 sitios web a los que presta servicio, lo cual constituye una infracción de sus propios Tèrminos y Condiciones, por lo que ha desactivado el nombre de dominio wikileaks.org a las 22.00 EST, no sin antes haberlo notificado a WikiLeaks por correo electrónico.

Gawker recuerda que EveryDNS es un servicio gratuito y se pregunta si WikiLeaks no debería haber invertido en un servicio DNS de pago una parte de las donaciones que ha recibido. En el momento de publicar esta nota, wikileaks.org continúa inaccesible [Actualmente se puede encontrar en la dirección http://46.59.1.2/].

Publicado originalmente en el blog ‘El mundo en bits’ de elEconomista.es

Albert Cuesta

Periodista, analista, traductor i conferenciant especialitzat en electrònica de consum i tecnologies de la informació. És l’editor d’aquest blog, de l’edició en espanyol del butlletí Mobile World Live de la GSMA i del blog de l'Observatorio Nacional de la 5G. També col·labora al diari Ara, Catalunya Ràdio i TV3. ---------------- Periodista, analista, traductor y conferenciante especializado en electrónica de consumo y tecnologías de la información. Es el editor de este blog, de la edición en español del boletín Mobile World Live de la GSMA y del blog del Observatorio Nacional de la 5G. También colabora en el diario Ara, Catalunya Ràdio y TV3.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.