fbpx

Entradas para ver a Springsteen: seguimos igual que hace 9 años

Otro concierto de Bruce Springsteen en Barcelona, otro colapso del sistema de venta de entradas. A las 10:00 de esta mañana, la filial española de la norteamericana Ticketmaster debía iniciar la venta de localidades para la actuación del Boss en el Estadi Lluís Companys el próximo 17 de mayo, a través de sus canales web, telefónico y de tiendas autorizadas. Desde esa hora, prácticamente todos los intentos de compra resultan infructuosos: la web desvía a los aspirantes a cliente a una cola virtual (ver imagen superior) en la que se indica un tiempo de espera completamente falso; quienes hemos logrado superarlo, hemos visto interrumpida la transacción en la pantalla siguiente, y hemos tenido que volver a iniciar el proceso –hace media hora que he logrado introducir mis datos, pero aún no tengo confirmación de que hayan sido aceptados–. En el teléfono de Ticketmaster –que es un número 902, y por lo tanto cada llamada tiene coste–, un contestador recomienda efectuar la compra a través de la saturada web. Y en las tiendas, como la FNAC, se despachan las entradas con cuentagotas, puesto que los dependientes acceden al mismo sistema que los clientes web.

Lo peor es la sensación de déjà vu: el 13 de septiembre de 2002, hace más de nueve años, ya escribía en este mismo blog sobre el colapso del sistema de venta por Internet de las localidades para otro concierto de Springsteen. En aquella ocasión, el servicio intermediario era TickTackTicket, propiedad del BBVA, que en 2006 fue adquirido ¡por Ticketmaster!. Y no parece que desde entonces hayan mejorado la capacidad de sus sistemas.

Naturalmente, los responsables de Ticketmaster alegan que la demanda ha superado todas sus previsiones y que no se pueden prever picos de tráfico tan acusados. Pero en otros sectores económicos se aplican técnicas de escalabilidad, alta disponibilidad y balanceo de cargas para atender las transacciones web, especialmente si éstas constituyen el negocio básico, y la misma Ticketmaster, que es la tercera web mundial de comercio electrónico, lleva a cabo sin problema ventas tanto o más masivas en los EEUU.

Parte del problema es el cuasi-monopolio de este mercado que ejerce Ticketmaster, filial a su vez de Live Nation, la mayor promotora mundial de espectáculos. Situación que en nuestro caso va camino de empeorar: laCaixa vendió en febrero ServiTicket a la misma Ticketmaster, dejando como única competencia local el Telentrada de CatalunyaCaixa, que está fuera del circuito internacional de localidades de rock.

Actualización: Guillem de Cea, director comercial de Ticketmaster en España, ha declarado a la Cadena SER (escuchar) que ‘para atender los picos de demanda sería necesario realizar unas enormes inversiones’. Es decir, que no es que no puedan mejorar el servicio, sino que han optado por no invertir en ello una parte de las sustanciosas comisiones que cobran por cada transacción. Todo un síntoma de la diferencia con los servicios que triunfan en la red por méritos propios y no por tener un mercado cautivo de clientes insatisfechos.

publicado originalmente en La Cafetera Rusa de La Vanguardia

Albert Cuesta

Periodista, analista, traductor i conferenciant especialitzat en electrònica de consum i tecnologies de la informació. És l’editor d’aquest blog, de l’edició en espanyol del butlletí Mobile World Live de la GSMA i del blog de l'Observatorio Nacional de la 5G. També col·labora al diari Ara, Catalunya Ràdio i TV3. ---------------- Periodista, analista, traductor y conferenciante especializado en electrónica de consumo y tecnologías de la información. Es el editor de este blog, de la edición en español del boletín Mobile World Live de la GSMA y del blog del Observatorio Nacional de la 5G. También colabora en el diario Ara, Catalunya Ràdio y TV3.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.