fbpx

El universo de las marcas zombis

También puedes leer este artículo en: Català

Lleven la marca que lleven, la mayoría de los productos electrónicos que compramos han salido de alguno de los enormes complejos industriales del sur de China, donde están las factorías que fabrican discretamente y por encargo dispositivos diseñados y comercializados por empresas de todo el mundo, desde Apple hasta Nintendo, pasando por Sony, Amazon y Microsoft. En los últimos años, sobretodo en telefonía móvil, también de han ido situando en los mercados occidentales marcas nacidas en China a partir de ésta capacidad de producción, como Huawei -el tercer fabricante mundial de smartphones- y, en menor grado, Xiaomi, OnePLus y las mellizas Oppo/Vivo.

Pero hay un tercer ámbito del mercado mundial de la electrónica donde la sombra de la industria china pesa cada vez más: el de las marcas tradicionales occidentales en decadencia que han acabado controladas por empresas asiáticas que utilizan la propiedad intelectual (el nombre y las patentes) para dar salida a su producción en los mercados internacionales bajo una marca comercial que todavía tenga cierto prestigio entre los consumidores. Fijémonos en tres de éstas constelaciones de marcas zombis, alguna de ellas desaparecida durante un tiempo, que sus actuales impulsores aspiran a mantener en vida.

Foxconn, el gigante

Para muchos occidentales, Foxconn es el fabricante de los iPhones que presiona tanto a los trabajadores que algunos acaban suicidándose. Más allá de éstos incidentes del año 2010 -que en realidad reflejan un índice de suicidios inferior al conjunto de la población china-, la empresa es un monstruo de la subcontratación nacido el año 1974 para fabricar componentes informáticos, y que el año 2012 producía un 40% de toda la electrónica de consumo vendida en el mundo. Tiene la sede en Taiwan, pero la mayoría de sus 1,3 millones de empleados (tantos como toda la población de Estonia) trabaja en las factoría de Shenzhen, en China, aunque también tiene en Brasil, México, Europa del Este, India y Japón. Las del país nipón, que fabrican televisores de gran formato, habían sido de Sharp, empresa de la qual Foxconn es accionista mayoritario, desde que hace dos años compró el 66% de las acciones.

Foxconn también tiene ingresos en una marca mítica: Nokia. Después del paso fracasado por la propiedad de Microsoft, un grupo de antiguos directivos de los móviles finlandeses crearon la empresa HMD Global para explotar en exclusiva el nombre en el mercado de la telefónía móvil. La compañía mantiene un acuerdo estratégico por el cual Foxconn fabrica en exclusiva los smartphones Nokia, ahora con el sistema operativo Android. Algunos de ellos los hace una fábrica situada en Vietnam que había sido precisamente de Nokia, de donde proceden las reediciones de dos modelos emblemáticos: el 3310 del año pasado y el 8110 de éste año.

La compra más reciente de Foxconn ha sido la de la empresa californiana Belkin, que vende accesorios con ésta marca, dispositivos de domótica con el nombre de WeMo y equipamiento para redes domesticas con la marca Linksys, que previamente había comprado Cisco. Parece claro que Foxconn ve negocio, porqué ha invertido 700 millones de euros en la operación.

TCL al rescat

TCL, con sede en Huizhou, no es un nombre muy popular en el mercado, pero tiene casi 80.000 empleados. Fundada en el año 1981 para fabricar cintas de casete, dio el salto en 2003 adquiriendo la licencia para producir y vender televisores de las marcas Thompson, en Europa, y RCA en los USA. Un año más tarde se asoció con la francesa Alcatel para fabricar los teléfonos móviles de ésta marca, que ahora son completamente suyos. Cuando la canadiense Blackberry abandonó la fabricación de teléfonos para centrarse en el software de seguridad para empresas, TCL le compró una licencia en exclusiva para diseñar y fabricar móviles con la marca, y todos los que se venden ahora tienen éste origen.

Mientras, TCL compró a HP la propiedad de una marca todavía más mítica de dispositivos móviles: Palm. Hasta ahora la ha mantenido en hibernación, pero asegura que éste mismo año lanzará al menos un smartphone Palm. Ahora bien, no llevará el sistema operativo webOS (que ahora solo utiliza LG en algunos de sus televisores): igual que los blackberry actuales, serán un móvil Android.

TPVision, pantallas más grandes

Si tanto Foxconn como TCL combinan el negocio de los móviles con el de los televisores, la tercera empresa oriental que rescata marcas está especializada en pantallas más grandes. TPV Technology, con sede en Hong Kong, es uno de los principales fabricantes mundiales de monitores de ordenador, que vende bajo las marcas propias AOC y Envision.

Pero también es probable que tengan alguna pantalla suya en la sala de estar: desde el año 2011 es propietaria de la mayoría del negocio de televisores de la marca Philips, que adquirió en su totalidad tres años más tarde. Previamente ya fabricaba las pantallas de la marca holandesa para aplicaciones de señalización pública y los televisores para hoteles

Publicat al diari Ara

20180407

Albert Cuesta

Periodista, analista, traductor i conferenciant especialitzat en electrònica de consum i tecnologies de la informació. És l’editor d’aquest blog, de l’edició en espanyol del butlletí Mobile World Live de la GSMA i del blog de l'Observatorio Nacional de la 5G. També col·labora al diari Ara, Catalunya Ràdio i TV3. ---------------- Periodista, analista, traductor y conferenciante especializado en electrónica de consumo y tecnologías de la información. Es el editor de este blog, de la edición en español del boletín Mobile World Live de la GSMA y del blog del Observatorio Nacional de la 5G. También colabora en el diario Ara, Catalunya Ràdio y TV3.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.