fbpx

Audiolibros, literatura para escuchar

También puedes leer este artículo en: Català

Si la próxima vez que viaje usted en metro o tren de cercanías se sienta enfrente una mujer con los auriculares enchufados al móvil, no dé por supuesto que está escuchando algún programa de radio, un podcast de actualidad o el nuevo éxito de Rosalía en Spotify. Es posible que lo que la tiene abstraída sea la novela Los pilares de la tierra de Ken Follett narrada por el actor Jordi Boixaderas o algún otro título literario en forma de audiolibro. Este format, que antes se distribuía en cintas de cassette o en CD, ha ganado popularidad gracias a la digitalización, y ahora es el que más crece de toda la industria editorial: en Estados Unidos facturó el año pasado más de 2.500 millones de dólares, un 22,6% más que en 2016. Aquí el mercado todavía es incipiente y el sector no facilita cifras absolutas, pero presume de un incremento interanual del 50% en la cantidad de títulos disponibles en español.

Los audiolibros son la versión hablada de los libros impresos. Junto a las ventajas evidentes que ofrecen a las personas ciegas, los lectores con visión normal también valoran positivamente la posibilidad de hacer otras cosas mientras los escuchan. Por ello conducir y las tareas domésticas figuran entre las actividades más habituales que se llevan a cabo mientras se escuchan audiolibros, además de hacerlo cuando nos acostamos para dormir. La industria editorial considera el formato una manera de recuperar lectores: un estudio reciente asegura que la mitad de los consumidores de audiolibros no habían comprado ningún ejemplar en papel durante el año anterior.

La oferta de las audiolibrerías

En sentido estricto, los audiolibros son grabaciones sonoras del texto de las obras originales, leídas por uno o más locutores profesionales -en muchos casos, actores de doblaje- elegidos mediante un cásting en el que a menudo interviene el autor: Albert Espinosa participa en la selección de los narradores de sus libros. Tambíén hay obras narradas por el mismo escritor, como las de Javier Sierra. Una parte de los títulos disponibles son producidos por editoriales grandes como Random House y Planeta, para venderlos en los mismos canales digitales que los libros electrónicos. La duración media de un audiolibro comercial es de unas seis horas y media.

Otras producciones son asumidas directamente por audiolibrerías especializadas. La más activa es Storytel, la filial con sede en Barcelona de un grupo sueco que lleva servidas más de 27 millones de audiciones de libros a 721.000 abonados de 15 países. El catálogo actual de Storytel contiene 2.800 títulos en español, 300 en catalán y 30.000 en inglés que se ofrecen en régimen de suscripción, que permite escuchar tantos audiolibros como se desee por una cuota mensual nominal de 12,99 euros que, con la oferta vigente en su web, baja hasta los 9,99 euros mensuales. Esta modalidad permite equiparar Storytel a otros servicios de entretenimiento en streaming, como Netflix o Spotify, y es lo que la distingue de las demás audiolibrerías, que venden los audiolibros a tanto la pieza, con precios parecidos a los de las ediciones digitales correspondientes. Es lo que hacen Audible.com -que es propiedad de Amazon y que todavía no ha llegado aquí, pero vende audiolibros en español en su web en inglés- y la canadiense Kobo, filial de la nipona Rakuten.

También se venden audiolibros de los grupos editoriales citados en el catálogo de Google Play Books (133 de los títulos son en catalán) y en el de iTunes para dispositivos Apple. Se encuentran obras de todos los géneros, desde la autoayuda hasta los libros de empresa y los infantiles, pero el consumo principal corresponde a las obras de ficción. Los seis títulos más escuchados durante 2018 en Storytel han sido Convencer y persuadir es fácil (Marcos Álvarez Orozco), El silencio de la ciudad blanca (Eva García Sáenz), La ansiedad no es un mosquito que pasa y me pica (María Teresa Llobet), La bruja (Camilla Lackberg), La desaparición de Stephanie Mailer (Joël Dicker) y Media vida (Care Santos).

Cabe decir que una proporción considerable de los audiolibros en español disponibles en los catálogos internacionales están narrados en la variante latinoamericana. Algunos consumidores españoles pueden considerarlo un inconveniente, pero tras escuchar varios, uno acaba acostumbrándose.

Los audiolibros se escuchan con la aplicación para móvil o tableta específica de cada librería. La de Storytel dispone de una función de descarga, como las de Spotify y Netflix, para poder escuchar el audiolibro mientras no se dispone de conexión. Además, permite acceder a 20.000 libros electrónicos incluidos en la subscripción mensual.

Finalmente, además de las audiolibrerías comerciales citadas, existen repositorios de audiolibros gratuitos como LibriVox (en inglés) y Litterature Audio (en francés), narrados por voluntarios, pero sus catálogos se limitan a las obras que ya se encuentran en el ámbito del dominio público, lo que excluye los títulos más recientes.

Lectura mecánica

A los audiolibros narrados por humanos hay que añadir otro fondo de literatura que se puede escuchar: muchos libros electrónicos (ebooks) tienen activada, en los dispositivos que lo permiten, la función de narración verbal, que en este caso lleva a cabo una voz sintética.

Naturalmente el resultado no es comparable con el de un locutor profesional, pero las mejoras recientes en la calidad de la síntesis de voz proporcionan una calidad bastante aceptable. Hasta ahora era necesario conectar unos auriculares al dispositivo de lectura, con cable o bien por Bluetooth como en algunos modelos de Amazon Kindle. Pero es probable que la llegada de los altavoces inteligentes a muchos hogares traiga consigo un cambio de los hábitos de lectura -o, para ser precisos, de audición-: con órdenes de voz puedes pedirle a Alexa que te lea los libros de tu cuenta de Kindle y a Google Assistant que haga lo propio con los que hayas comprado en Google Play.

Publicado en el diario Ara.

20181222

Subscripció a albertcuesta.com

Pots rebre els articles subscrivint-te al grup de Telegram, o bé rebre'ls per correu electrònic posant la teva adreça aquí:

Albert Cuesta

Periodista, analista, traductor i conferenciant especialitzat en electrònica de consum i tecnologies de la informació. És l’editor d’aquest blog, de l’edició en espanyol del butlletí Mobile World Live de la GSMA i del blog de l'Observatorio Nacional de la 5G. També col·labora al diari Ara, Catalunya Ràdio i TV3. ---------------- Periodista, analista, traductor y conferenciante especializado en electrónica de consumo y tecnologías de la información. Es el editor de este blog, de la edición en español del boletín Mobile World Live de la GSMA y del blog del Observatorio Nacional de la 5G. También colabora en el diario Ara, Catalunya Ràdio y TV3.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.