fbpx

Europa quiere bajarse de las nubes yanquis

gaia-x

También puedes leer este artículo en: Català

La nube de internet es un concepto etéreo porque consiste en almacenar y procesar en servidores remotos unos activos tan intangibles como son los datos, pero tiene una traducción muy tangible en términos de negocio. La consultora Gartner estima que en 2018 el mercado mundial de servicios basados ​​en la nube fue de casi 30.000 millones de euros. Y de todo este volumen, un 70% fue a plataformas estadounidenses: Amazon AWS (48%), Microsoft Azure (16%), Google Cloud (4%) y IBM Cloud (2%). El dominio absoluto de los EE.UU. sólo tiene un modesto contrapunto en el 8% de la china Alibaba y el 23% que se reparten otras empresas, una de las cuales, RedHat, ha pasado a ser propiedad de IBM desde que Gartner hizo las cuentas

Visto desde Europa, este oligopolio de EE.UU. tiene dos inconvenientes: por un lado, formaliza la supremacía digital que los GAFAM (Google, Apple, Facebook, Amazon y Microsoft) ya ejercen en otros ámbitos y que la actual vicepresidenta de la Comisión Europea Margrethe Vestager combatió desde su anterior cargo como comisaria de Competencia. Por otro, pone en riesgo la soberanía de los ciudadanos y las empresas europeos sobre nuestros propios datos.

Hace un par de años, los EEUU aprobó la ley llamada Cloud Act (oportunamente corresponde a las siglas inglesas de Clarifying lawful overseas use of fecha, o ley de aclaración del uso legal de los datos en el extranjero), que permite al gobierno obligar a estas empresas a proporcionarle toda la información que almacenan, aunque sea en terceros países. Así pues, el gobierno de EEUU tiene carta blanca para espiar legalmente cualquier persona o entidad que guarde sus datos en servidores de empresas estadounidenses, saltándose el reglamento general de protección de datos (GDPR) vigente en toda la Unión Europea desde hace dos años.

Cuestión de soberanía

Por estos motivos, los gobiernos de Alemania y Francia han impulsado la creación de Gaia-X, una plataforma de servicios en la nube que estará sometida exclusivamente a la soberanía digital europea. Los ministros de Economía de los dos países, Peter Altmaier y Bruno Le Maire, dieron a él la semana pasada el disparo de salida, aunque el proyecto se ha estado cocinando desde el pasado otoño. El objetivo es que los usuarios europeos, sobre todo las empresas, puedan disponer de los primeros servicios de Gaia-X a principios del 2021. Se pretende que sea competitiva en precio y prestaciones con las plataformas extranjeras y que llegue a captar un negocio anual de entre 1.500 y 2.000 millones de euros entre clientes europeos que quieran asegurarse la protección del GDPR para su información, que puede ser bancaria, sanitaria o de supercomputación para la investigación científica, entre muchos otros ámbitos.

Gaia-X no será una empresa comercial, sino una fundación sin ánimo de lucro constituida en Bruselas con la participación inicial de 22 empresas alemanas y francesas de telecomunicaciones (Deutsche Telekom y Orange), finanzas (Deutsche Bank), industria (Bosch, Siemens, BMW) y servicios informáticos (SAP, Scaleway y Atos), pero cuenta con el apoyo de 170 compañías, universidades y centros de investigación de 18 países europeos. La fundación gestionará la plataforma con un modelo descentralizado y distribuido al que podrán conectarse otros proveedores de servicios en la nube. Gracias a la transparencia en los contratos y en la interoperatividad de tecnologías, los clientes que quieran cambiar de proveedor podrán hacerlo sin que les suponga un descalabro.

Los gobiernos promotores de Gaia-X tienen interés especial en que las filiales y sucursales de empresas europeas puedan compartir e intercambiar información -que puede incluir secretos industriales- sin tener que exponerse a demandas de gobiernos de fuera de la UE, como ahora EEUU o China.

Hay previstas tres capas de servicios: la nube propiamente dicho, con servidores remotos, y las llamadas fog y edge (niebla y extremo, respectivamente), que sitúan las capacidades de almacenamiento y de proceso de los datos progresivamente más cerca del sitio donde son generadas y consumidas. Esto será de gran importancia para los despliegues de sensores y de objetos conectados en industrias y municipios, aún más cuando haya cobertura móvil 5G generalizada.

Un aspecto destacado de Gaia-X es que invierte el modelo invasivo de la Cloud Act: si esta amplia la jurisdicción de EE.UU. a los servidores de empresas de allí ubicados fuera del país, la plataforma europea prevé la existencia de servidores fuera UE -pongamos por caso en Brasil, para atender la filial allí de una firma europea- pero sin dejar de estar sometidos a la soberanía digital del GDPR.

El éxito de Gaia-X aún está por ver. Entre otros motivos, porque los gigantes de EE.UU. quieren participar. La primera en manifestar interés fue Microsoft, pero últimamente lo han hecho también Amazon y Google. Algunas fuentes aseguran que los promotores de la plataforma han rechazado estas aproximaciones iniciales para hacer visible la desvinculación, pero habrá que compaginarlo todo con el estado actual de los datos europeos: pocos días antes de anunciar Gaia-X, el mismo gobierno francés había contratado a Microsoft el servicio de almacenamiento en la nube de los datos del sistema sanitario público con fines de investigación.

Y aún quedan actores de peso pendientes de pronunciarse: Telefónica anunció la semana pasada una alianza con Google para acoger en Madrid la séptima región de datos de Google Cloud en Europa, que utilizará la infraestructura de la operadora igual que ya hace Microsoft para su nube Azure. Sin embargo, un portavoz de Telefónica ha asegurado al ARA que la empresa apoya la iniciativa paneuropea y que está estudiando la manera de formar parte.

Publicado en el diari Ara
20200616

Albert Cuesta

Periodista, analista, traductor i conferenciant especialitzat en electrònica de consum i tecnologies de la informació. És l’editor d’aquest blog, de l’edició en espanyol del butlletí Mobile World Live de la GSMA i del blog de l'Observatorio Nacional de la 5G. També col·labora al diari Ara, Catalunya Ràdio i TV3. ---------------- Periodista, analista, traductor y conferenciante especializado en electrónica de consumo y tecnologías de la información. Es el editor de este blog, de la edición en español del boletín Mobile World Live de la GSMA y del blog del Observatorio Nacional de la 5G. También colabora en el diario Ara, Catalunya Ràdio y TV3.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.