fbpx

La 5G, para nectarinas, coches y drones

antenes_mobils

También puedes leer este artículo en: Català

Como adelantábamos el sábado de la semana pasada, las cuatro grandes operadoras de telefonía del Estado han encendido ya sus redes de telefonía 5G o bien lo harán antes de que acabe el año. Estos despliegues iniciales, más o menos amplios, se dirigen sobre todo a los usuarios particulares o de empresa que están dentro de la zona de cobertura 5G y disponen de un teléfono compatible. De hecho, la lista de terminales que ofrecen suele ser un elemento destacado de los anuncios, e incluso parece que la toma de estos días para presumir de red 5G se debe, en parte, a que ninguna compañía quiere encontrar  se sin el argumento principal para vender el iPhone 12 -el primer modelo de Apple compatible con 5G- cuando salga al mercado en pocas semanas.

Sin embargo, tratar la 5G como un servicio para conectar teléfonos es como matar moscas a cañonazos. Hay pocas aplicaciones personales de un smartphone que justifiquen el cambio de generación de telecomunicaciones, especialmente en la actual situación provisional de despliegues híbridos 4G / 5G y sin disponer de las frecuencias que permitirán disfrutar de las prestaciones nuevas en el interior de los edificios. Ni siquiera está garantizado un incremento de la velocidad de conexión: las redes y los teléfonos 4G avanzados ya son muy eficientes, hasta el punto de que, en una prueba reciente llevada a cabo por PC Magazine en EEUU, la red 5G de cada operadora en muchos casos más lenta que su red 4G. De acuerdo, las condiciones técnicas de allí son diferentes de las de aquí, pero vale la pena tenerlo en cuenta.

Además, tampoco es que a las operadoras les convenga especialmente vender 5G para teléfonos móviles. En Europa hay pocas -en el Estado, ninguna- que aspiren a cobrar por las tarifas con 5G un suplemento sobre las 4G, pero, en cambio, deben soportar el coste de los nuevos despliegues, desde las antenas hasta la licencia estatal de ocupación del espectro radioeléctrico. Si las telecos están apostando por la 5G es porque prevén sacar rendimiento comercial con las aplicaciones industriales que requerirán conectar objetos, no personas, que son las que realmente se beneficiarán de los tres atributos de la 5G: más velocidad, reducción de la latencia y incremento sustancial de la cantidad de dispositivos que puede atender cada antena.

Para hacerse una idea de la clase de usos que se espera dar a la 5G, basta con repasar las múltiples pruebas piloto que las diversas operadoras de telefonía, en colaboración con sus proveedores de equipamiento y con empresas de integración, están haciendo actualmente, han hecho en el pasado o tienen previsto hacerlo en el futuro. Se trata de una muestra bastante representativa: España es el estado de la UE con más pilotos de 5G activos.

Usos sanitarios y audiovisuales

Una parte de estas pruebas tiene que ver con la automoción y la movilidad. Así, Seat, Ficosa y Telefónica experimentaron los enlaces 5G entre un coche y la infraestructura urbana (semáforos, señales de tráfico) como asistencia a la conducción. Un consorcio de 21 empresas liderado por Cellnex y i2Cat gestionará el llamado Corredor 5G Mediterráneo, que dotará a los tramos de autopista y ferrocarril entre Figueres y Perpiñán de una red de pruebas para vehículos autónomos. Impulsado por la Mobile World Capital, Vodafone ha equipado el túnel de los Ferrocarriles de la Generalitat entre la plaza España de Barcelona y la plaza Europa de L’Hospitalet con cobertura 5G que no atenderá sólo los pasajeros que en el recinto Gran Vía de la Feria, sino que también permitirá a la compañía prescindir de la red específica que utiliza ahora para la telemetría de los trenes.

En el ámbito del entretenimiento, TV3 transmitió en directo imágenes de la Diada del 2019 utilizando terminales móviles, y el fin de semana que viene emitirá desde el Circuito de Barcelona-Cataluña todas las imágenes fuera de pista del campeonato de superbikes con cinco teléfonos conectados por 5G de Vodafone a una consola virtual de realización remota alojada en la nube. También habrá una cámara en la recta de meta que una persona con discapacidad controlará con la mirada desde el Instituto Guttmann de Barcelona y una cámara esférica que proporcionará imágenes de 360 ​​grados visibles mediante YouTube. En la última edición del festival Cruïlla también se difundieron imágenes esféricas desde uno de los escenarios, en este caso con equipamiento de Cellnex sobre frecuencias de MásMóvil.

El turismo es otro de los campos donde se están probando las prestaciones de la 5G: Orange y Mediapro han desarrollado un sistema que proporciona a los peatones del paseo de Gracia de Barcelona información sobre varios edificios singulares mediante gafas de realidad aumentada, y la misma Mediapro ha equipado un autobús turístico de TMB con pantallas que muestran los viajeros información sobre los puntos más destacados de la montaña de Montjuïc recibida en tiempo real mediante una red 5G de Telefónica.

La sanidad y los servicios de emergencia también pueden beneficiarse de la rapidez de las redes 5G. Así, durante el último Mobile World Congress y con red de Vodafone, un cirujano pudo observar y dar instrucciones en directo desde la Feria de Gran Vía al personal de quirófano que intervenía un paciente en el Hospital Clínico de Barcelona. Se trata de un paso previo a controlar directamente robots quirúrgicos a distancia. La misma operadora equipó una ambulancia conectada del Servicio de Emergencias Médicas de modo que los médicos del hospital podían dar instrucciones a los sanitarios mientras los llevaban el paciente. Un sistema similar al que se probó con cobertura de Orange en Sabadell, donde los médicos del Parc Taulí orientaban en directo un agente de policía para atender un episodio de epilepsia en la calle.

Finalmente, Acciona ha usado en un centro logístico de la Zona Franca vehículos robotizados controlados a distancia mediante la 5G de Orange ya la población leridana de Albatàrrec está el primer campo de cultivo del Estado con 5G de Vodafone, donde el operario lleva puesto un visor con cámara y micrófono por el que recibe de un ingeniero agrónomo las instrucciones exactas para podar correctamente cada árbol de nectarinas.

Es en este tipo de aplicaciones donde las telefónicas buscarán el negocio de la 5G, que será completamente diferente de la venta actual de minutos de voz y gigabytes de datos, para que requerirá la participación de muchos más actores. Y con una ventaja de fidelización: cuando una empresa ha contratado la conexión de cientos o miles de dispositivos a una compañía, cambiarlos a otra es infinitamente más complicado que para un particular llevarse un par de líneas de móvil en la competencia.

Publicado en el diari Ara

20200912

Subscripció a albertcuesta.com

Pots rebre els articles subscrivint-te al grup de Telegram, o bé rebre'ls per correu electrònic posant la teva adreça aquí:

Albert Cuesta

Periodista, analista, traductor i conferenciant especialitzat en electrònica de consum i tecnologies de la informació. És l’editor d’aquest blog, de l’edició en espanyol del butlletí Mobile World Live de la GSMA i del blog de l'Observatorio Nacional de la 5G. També col·labora al diari Ara, Catalunya Ràdio i TV3. ---------------- Periodista, analista, traductor y conferenciante especializado en electrónica de consumo y tecnologías de la información. Es el editor de este blog, de la edición en español del boletín Mobile World Live de la GSMA y del blog del Observatorio Nacional de la 5G. También colabora en el diario Ara, Catalunya Ràdio y TV3.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.