fbpx

La tecnología en los programas electorales del 14-F

joves_smartphones

También puedes leer este artículo en: Català

Las principales candidaturas que se presentan a las elecciones al Parlamento de Catalunya coinciden en la importancia de la digitalización y el impulso de las redes de telecomunicaciones en todo el territorio para lograr un mejor bienestar de la sociedad y potenciar la actividad económica con el objetivo de paliar la grave crisis que padecemos y posicionar Cataluña mucho mejor de cara al futuro.

Como complemento al comparador de programas electorales en otros ámbitos que encontrará en la web del ARA, a continuación repasamos las propuestas sobre telecomunicaciones y TIC que hacen las principales formaciones políticas del país, a partir de sus respuestas al cuestionario común que los ha planteado la Asociación Catalana de Ingenieros de Telecomunicación. La gran mayoría son genéricas y aceptan la necesidad de más inversión pública en infraestructura para estimular la fundamental inversión privada.

No hay varitas mágicas

Las diversas propuestas para mejorar la situación en Cataluña no difieren en el fondo y, implícitamente, se reconoce que no hay varitas mágicas. Los partidos están de acuerdo en reforzar las infraestructuras digitales para que nadie se quede atrás y aprovechar al máximo el talento que tiene el país. Sobre el modelo catalán de telecomunicaciones y TIC, Ciudadanos (Cs) cree que hay que incentivar la atracción de empresas y pone de relieve la presencia de instalaciones como el sincrotrón Alba, aunque la asigna al sector energético. También cree que hay que captar empresas el Partido Demócrata (PDECat), que detalla que se debe hacer ofreciendo infraestructuras de telecomunicaciones que atraigan centros de investigación y empresas de producción de software, buscando la colaboración público-privada.

Juntos por Cataluña (JXC) propone favorecer que el país produzca tecnologías además de consumir, construir una economía de datos, invertir en más conectividad y reciclar los ciudadanos en competencias digitales. El Partido de los Socialistas (PSC) coincide en los dos últimos puntos y añade la mejora de la administración electrónica. Esquerra Republicana (ERC) quiere crear una agencia catalana de innovación, transformación y seguridad digital para impulsar la transformación digital del país en la administración, sociedad y empresas. En Común Podemos (ECP) cree que hay que avanzar hacia la soberanía tecnológica vía un modelo público de datos abiertos y software libre que se desconfíe del sector privado. La Candidatura de Unidad Popular (CUP) quiere migrar a software libre toda la administración pública, promover la alfabetización digital y proporcionar a todos los recursos de hardware y conectividad necesarios. Finalmente, el Partido Popular (PP) destaca que las TIC deben ser un sector económico en sí mismo y apoyar la mejora de la productividad en los otros sectores, incluido el público, que debe ser tractor mientras el privado n ‘asume el protagonismo. Como el PSC, menciona el papel del Centro de Supercomputació de Barcelona en el diseño de una plataforma europea de chips.

Impulsar infraestructuras digitales

En el capítulo de inversiones y fiscalidad, quien concreta además es JXC, probablemente porque ha tenido hasta ahora la responsabilidad del ámbito TIC en el Gobierno: quieren dedicar casi 1.900 millones de euros a impulsar las infraestructuras digitales durante la próxima legislatura, ofrecer precios competitivos de acceso a las redes públicas para promover un ecosistema de operadores locales y crear una tasa telco por la utilización del espacio público. Cs quiere poner al servicio de los ciudadanos parte de los recursos en digitalización que, dicen, ahora tienen objetivos políticos. ERC quiere destinar unos 1.000 millones a desplegar redes en los próximos cinco años; crear un fondo público-privado para invertir en empresas con potencial de futuro; rebajar el tramo autonómico del IRPF durante tres años en este tipo de inversiones, y mejorar la tributación patrimonial de los extranjeros que se establezcan aquí. El PSC deplora que el Gobierno actual destine 17 millones crear una NASA catalana (proyecto que no se menciona explícitamente en las propuestas de JXC) mientras hay niños que no pueden estudiar a distancia por falta de conexión. También se compromete a hacer, si gobierna, una auditoría del CTTI, al igual que Cs. Para ECP, la prioridad es llevar la fibra óptica y la 5G a todos los núcleos del país en un plazo de dos años, así como aplicar un pacto nacional para la industria. La CUP quiere invertir en redes públicas neutras de fibra óptica, telefonía fija y móvil, sin concretar cantidades. Tampoco lo hace el PP, que en cambio reclama estabilidad política e incentivar fiscalmente la inversión en tecnología. El PDECat quiere mantener el papel de Cataluña como comunidad que invierte más en TIC, un 25% del total estatal, pero también recuerda que los posibles incentivos fiscales dependen de una legislación de ámbito estatal, y que la revisión del sistema de financiación catalán lleva ocho años de retraso.

En materia de infraestructuras, ERC prevé financiar el servicio universal de 5G con parte de los beneficios de las telecos y otras tecnológicas. JXC propone desplegar redes móviles 4G / 5G neutrales en los lugares sin cobertura de las operadoras privadas. El PSC también quiere promover con conectividad el equilibrio territorial. Para ECP, todo el país debe estar conectado en dos años, apuesta por crear operadores municipales de telecomunicaciones y pone la red comunitaria Guifi.net como modelo para llegar donde la Generalitat no llega. Significativamente, ninguno de los programas prevé poner obstáculos a los nuevos despliegues de redes fijas o móviles, si bien el PDECat incide en la conveniencia de hacerlos de manera “ordenada”.

Potenciar el contenido digital en catalán

En el ámbito de los servicios y los contenidos, el PSC, ECP y la CUP coinciden en potenciar la creación de contenido digital catalán ( “en catalán” los dos últimos) ya rechazar un modelo de internet con dos velocidades, la libre y la de pago. Esta defensa de la neutralidad de red es compartida también por Cs, ERC, JXC, PP y PDECat, si bien los cuatro últimos partidos prevén subvencionar el acceso a las familias con riesgo de exclusión social. Las ocho candidaturas consideran que los organismos de consumo han de vigilar la calidad de los servicios de telecomunicaciones, pero sólo ERC propone crear una unidad específica de inspección.
Finalmente, y como es natural, todos los partidos consultados se manifiestan de acuerdo con incentivar la I + D + y elevando el porcentaje del PIB que se destina hasta el 2% (Cs, PSC) o el 3% (ECP, JXC). El PDECat considera inadmisible que el estado sólo ejecute el 50% de su presupuesto de investigación, como, dice, ha pasado en los últimos ejercicios. También hay coincidencia casi total a promover la transferencia tecnológica entre universidades, centros de investigación y empresas. Pero la CUP propone combatir la privatización de la investigación, mientras que ECP lo formula proponiendo invertir en investigación pública. El PP menciona la conveniencia de promover la reutilización de los equipos informáticos o la recuperación de materiales en el desguace. JXC va un paso más allá y reclama que los contratos de compra pública incluyan obligaciones en este sentido. La CUP propone revertir la privatización de los servicios de tratamiento de residuos.

Publicado en el diari Ara
ara_20210208_andromines

Albert Cuesta

Periodista, analista, traductor i conferenciant especialitzat en electrònica de consum i tecnologies de la informació. És l’editor d’aquest blog, de l’edició en espanyol del butlletí Mobile World Live de la GSMA i del blog de l'Observatorio Nacional de la 5G. També col·labora al diari Ara, Catalunya Ràdio i TV3. ---------------- Periodista, analista, traductor y conferenciante especializado en electrónica de consumo y tecnologías de la información. Es el editor de este blog, de la edición en español del boletín Mobile World Live de la GSMA y del blog del Observatorio Nacional de la 5G. También colabora en el diario Ara, Catalunya Ràdio y TV3.