fbpx

El mundo se tambalea por la falta de chips

El món trontolla sense xips MATTHIAS HIEKEL / EFE

También puedes leer este artículo en: Català

La actual escasez de semiconductores, desde los chips más avanzados hasta los más humildes pero igualmente imprescindibles, ha puesto en evidencia la fragilidad de todo el hiperespecializado sistema productivo mundial. Los graves problemas de abastecimiento que comenzaron afectando la industria del automóvil, comentados aquí mismo hace unas semanas, se han extendido desde entonces a otros sectores, y ahora hay empresas que no pueden completar la fabricación de un teléfono móvil o un aspirador porque les falta algún componente que no es necesariamente de alta tecnología. Y si EEUU y China mantienen la tensión comercial tal como parece tras la reciente cumbre en Alaska, Europa no tendrá más remedio que resucitar su industria auxiliar para recuperar cierta autonomía, y asumir una pérdida inicial de competitividad por el incremento de coste.

Incendios, tormentas …

Además de las interrupciones causadas por la pandemia, coincidieron varios factores que dificultan encontrar alternativas a uno o más de los componentes o materias primas de unas cadenas de producción diseñadas para funcionar con el mínimo de existencias acumuladas posible. Mientras no llega la temporada de los monzones y sus lluvias torrenciales, Taiwán sufre la peor sequía de los últimos 50 años y ha empezado a racionar a dos días por semana el suministro de agua a las industrias, incluida la de semiconductores, que consume enormes cantidades. Por otra parte, el pasado viernes se incendió una de las grandes plantas de chips para coches que la firma japonesa Renesas tiene al norte de Tokio. En este caso llueve sobre mojado, porque Renesas ya tuvo que parar unos días la producción por culpa del terremoto que el 11 de marzo afectó la zona de Fukushima. El consejero delegado ha avisado de que deberán interrumpir el suministro durante un mes.

En Texas a mediados de febrero el frío y las tormentas dejaron sin corriente las fábricas de chips que Infineon, NXP y Samsung tienen cerca de Austin, y no está previsto que recuperen el 90% del nivel habitual de producción hasta finales de mes. Una de las dos de Samsung, encima, es estratégica, porque fabrica chips integrados para los smartphones de su propia marca y para los de Apple, que en otros casos complementan de manera imprescindible los procesadores Snapdragon de la estadounidense Qualcomm, procesadores que en realidad son fabricados por TSMC … a Taiwán. Según la consultora TrendForce, sólo la parada forzosa de la planta texana de Samsung ya obligará a reducir un 5% la producción mundial de smartphones de este año. Hay quien ha atribuido a este hecho que Samsung haya optado por no presentar ningún teléfono nuevo de la gama Galaxy Note este año, aunque los directivos lo han desmentido.

En medio de esto, la fuerte demanda de tarjetas gráficas Nvidia para la minería de criptomonedas ha disparado los precios, y se duda de que la mencionada TSMC tenga capacidad para producir los chips necesarios, hasta el punto de que Nvidia ha empezado a vender las existencias que le quedaban de los modelos anteriores. Por su parte, Intel ha anunciado que construirá en Arizona dos enormes plantas que dedicará a fabricar chips por encargo en competencia con TSMC y Samsung. Pero las nuevas instalaciones no entrarán en servicio hasta el 2024, y la industria mundial debe continuar funcionando hasta entonces.

Tanto el flujo de materias primas como el de productos terminados entre Asia y Occidente se interrumpieron con la pandemia y aún no se han recuperado. En puertos estadounidenses como Los Ángeles y Long Beach, que mueven una tercera parte de los contenedores de EE.UU., no cabe un alfiler, y hay decenas de barcos de carga en tránsito o esperando a mar abierto para poder descargar. La gota que colmó el vaso es la varada de la enorme Ever Given esta semana en medio del canal de Suez, que bloquea una de las principales vías mundiales de circulación de mercancías. Por un motivo u otro, toda la cadena logística mundial de abastecimiento está a punto de fallar.

Biden contra China

El futuro inmediato no parece especialmente prometedor. Las esperanzas sobre una distensión entre EEUU y China con el relevo de Donald Trump por Joe Biden en la Casa Blanca han quedado congeladas con el endurecimiento de las restricciones a los fabricantes americanos para vender productos a Huawei, una firma que acaba de comunicar la su intención de ingresar más de 1.000 millones de dólares anuales cobrando marcas como Apple y Samsung un royalty de hasta dos euros por cada smartphone que vendan, en concepto de uso de sus patentes de tecnología 5G.

Añadiendo más leña al fuego, el secretario de Estado norteamericano, Anthony Blinken, irritó a los chinos en la cumbre comercial hace unos días en Alaska retrayéndoles su actitud en Hong Kong y Taiwán y acusándolos de estar detrás de los recientes ciberataques contra empresas de EEUU. El representante chino respondió diciendo que no tolerarán injerencias extranjeras en lo que consideran asuntos internos, incluida la delicada relación con Taiwán, un actor tan fundamental en la producción de semiconductores que la industria mundial tendría enormes dificultades para salir adelante si China le bloqueara .

Y al fondo de todo encontramos los europeos, haciendo equilibrios entre la presión yanqui y los acuerdos comerciales y de transferencia tecnológica entre la UE y China, de los que dependen los despliegues de redes de telecomunicaciones 5G que deben impulsar la recuperación económica y social del continente después de una pandemia que, por otra parte, todavía nos afectará durante meses visto el desbarajuste europeo en la gestión de los procesos de vacunación.

Publicado en el diari Ara
ara_20210329_andromines

Albert Cuesta

Periodista, analista, traductor i conferenciant especialitzat en electrònica de consum i tecnologies de la informació. És l’editor d’aquest blog, de l’edició en espanyol del butlletí Mobile World Live de la GSMA i del blog de l'Observatorio Nacional de la 5G. També col·labora al diari Ara, Catalunya Ràdio i TV3. ---------------- Periodista, analista, traductor y conferenciante especializado en electrónica de consumo y tecnologías de la información. Es el editor de este blog, de la edición en español del boletín Mobile World Live de la GSMA y del blog del Observatorio Nacional de la 5G. También colabora en el diario Ara, Catalunya Ràdio y TV3.