fbpx

Europa se dispara en el pie con la privacidad de los mensajes

parlament_europeu
Panorámica general del Parlamento Europeo en una imagen de archivo. MICHELE TANTUSSI / GETTY

También puedes leer este artículo en: Català

En la sesión plenaria del martes pasado en Estrasburgo, el Parlamento Europeo tomó una medida que, a pesar de sus buenas intenciones, pone en cuestión el papel líder que la Unión Europea ha ejercido hasta ahora en la defensa de la privacidad de sus ciudadanos.

Por una amplia mayoría de 537 votos a favor, 133 en contra y 24 abstenciones, la cámara acordó suspender temporalmente dos apartados específicos de los artículos 5 y 6 de la directiva 2002/58 / CE del Parlamento y el Consejo Europeo que protege la confidencialidad de las comunicaciones electrónicas mediante servicios independientes de la numeración; es decir, las llamadas de voz IP, los chats y el correo electrónico vía web. El motivo de la derogación es dar cobertura legal a empresas de internet como Facebook, Microsoft y Google cuando revisan el contenido de los mensajes que circulan por sus plataformas, buscando específicamente casos de acoso de menores y pornografía infantil para comunicarles a las autoridades.

Cabe decir que los gigantes digitales citados, y otros como Twitter, hace años que aplican de manera habitual esta supervisión del contenido mediante algoritmos de inteligencia artificial como PhotoDNA -parecidos a los que buscan material sospechoso de vinculación al terrorismo-, pero hasta ahora estaban en una tierra de nadie que se podría interpretar como vulneración de los reglamentos europeos sobre privacidad. Esta incertidumbre desaparece ahora con la suspensión acordada.

La ponente de la nueva disposición, la diputada socialdemócrata alemana Birgit Sippel, declaró que el abuso sexual infantil es un crimen «horrible» que vulnera los derechos humanos, y que hay que perseguir más intensamente los que lo practican, en este caso aprovechando las posibilidades de las plataformas digitales. Formulado así resulta difícil no estar a favor, como lo han expresado con sus votos el grupo popular de manera unánime y los grupos socialdemócrata, liberal y de extrema derecha muy mayoritariamente.

En cambio, los eurodiputados que se oponen a la novedad, principalmente del grupo Verdes / ALE con el Partido Pirata a la cabeza, sostienen que se está dando carta blanca a las empresas digitales para invadir la privacidad de las comunicaciones de los ciudadanos sin que el beneficio social obtenido esté garantizado. Según el diputado pirata Patrick Breyer, los algoritmos de inteligencia artificial que se utilizan hasta ahora para detectar automáticamente y denunciar imágenes sospechosas no son suficientemente precisos y dan hasta un 90% de lo que se llaman falsos positivos. Breyer pone como ejemplo las fotografías de unos niños en la playa que sus padres envían por correo a los abuelos, asegurando que en muchos casos dispararían la alerta de los sistemas automáticos de detección pese a ser completamente lícitas.

Los detractores de la suspensión advierten también de la posibilidad de un mal uso del sistema de supervisión, ya sea por parte de las empresas o de alguno de sus empleados. En este sentido, se recuerdan los casos de ingenieros de firmas tecnológicas que han abusado de sus privilegios de acceso interno para acumular material comprometido que después han utilizado en beneficio propio.

Sin embargo, el principal motivo de alarma es la insinuación de que el nuevo reglamento abre la puerta a las autoridades para exigir a cualquier plataforma digital que les abra una puerta trasera para inspeccionar el contenido de todas las comunicaciones privadas entre sus usuarios. En concreto, se teme que los gobiernos puedan terminar espiando qué nos contamos por WhatsApp, Signal o Telegram gracias a un eventual debilitamiento de sus sistemas de cifrado de extremo a extremo, que actualmente sólo permiten al remitente y el destinatario conocer el contenido de los mensajes.

La verdad es que resulta bastante improbable que se llegue a ese extremo. Hacerlo dinamitaría los fundamentos de la existencia de estas plataformas, alguna de las cuales incluso ha renunciado a operar en determinados estados para no tener que proporcionar al gobierno de turno la llave de la supuesta puerta trasera. También es cierto que la gran mayoría del contenido pedófilo que circula por internet lo hace por chats y grupos de chat cifrados, por lo que el nuevo reglamento no podrá hacerlo aflorar sin intervenir en los sistemas de cifrado. En estas condiciones, pues, las policías probablemente serían más eficientes si los gobiernos dedicaran más recursos a los procedimientos convencionales, es decir, no únicamente digitales- de rastreo e identificación de pedófilos.

Los promotores de la modificación legislativa la defienden destacando que se plantea exclusivamente la detección de pornografía infantil, que son las empresas de internet las que deciden voluntariamente si aplican o no los mecanismos de análisis automático de contenido, y que el nuevo permiso explícito para observar las comunicaciones de los ciudadanos tendrá un plazo máximo de tres años, que podrían ser menos si la Comisión Europea cumple el compromiso de proponer una solución más permanente al problema del abuso sexual infantil por internet antes de que termine este año. Ahora bien, tampoco nadie ha asegurado que el plazo no se pueda prorrogar.

El caso es que volvemos a encontrarnos con el eterno conflicto entre una privacidad digital que favorece la libertad de expresión y la obligación de los gobiernos de perseguir a los delincuentes. La ironía es que esta vez nos pasa en Europa, que ha presumido hasta ahora de campeona mundial de la privacidad, sin decantarse por la posición de los EEUU, que ceden los datos de los ciudadanos a las empresas privadas, ni por la de China, que lo hace al propio estado.

Publicado en el diari Ara
ara_20210712_andromines

Subscripció a albertcuesta.com

Pots rebre els articles subscrivint-te al grup de Telegram, o bé rebre'ls per correu electrònic posant la teva adreça aquí:

Albert Cuesta

Periodista, analista, traductor i conferenciant especialitzat en electrònica de consum i tecnologies de la informació. És l’editor d’aquest blog, de l’edició en espanyol del butlletí Mobile World Live de la GSMA i del blog de l'Observatorio Nacional de la 5G. També col·labora al diari Ara, Catalunya Ràdio i TV3. ---------------- Periodista, analista, traductor y conferenciante especializado en electrónica de consumo y tecnologías de la información. Es el editor de este blog, de la edición en español del boletín Mobile World Live de la GSMA y del blog del Observatorio Nacional de la 5G. También colabora en el diario Ara, Catalunya Ràdio y TV3.