fbpx

Microsoft y Apple lavan la cara a los PC y los Mac

Monterey_apple_macOS
Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /usr/home/albertcuesta.com/web/wp-content/plugins/jetpack/modules/carousel/jetpack-carousel.php on line 641

También puedes leer este artículo en: Català

Más de un 40% de los aparatos conectados a internet utilizan el sistema operativo Android, que gracias a su presencia en miles de millones de dispositivos móviles es desde hace un año la plataforma digital más popular del mundo. Pero, si nos centramos en los ordenadores de sobremesa y portátiles, que en tiempos de pandemia han disfrutado de un reavivamiento de ventas, el mercado todavía está dominado por Windows de Microsoft (75% de los equipos a escala mundial) y el MacOS de Apple (casi el 16%). Tanto uno como otro han sacado versiones renovadas en las últimas semanas y por eso a continuación repasamos las principales novedades.

Windows 11

Cuando se trata de actualizar su producto estrella, Microsoft se lo toma con calma: han pasado más de seis años desde que salió al mercado Windows 10, que en estos momentos impulsa el 80% de los equipos con Windows. Naturalmente, en este tiempo la firma ha ido aplicando mejoras de seguridad, pero no ha sido hasta ahora que ha dado el salto de numeración. Un salto que se hace especialmente visible en el aspecto del sistema operativo: el tradicional botón de inicio se mantiene en el ángulo de la pantalla, pero la barra de tareas, con los iconos de las aplicaciones abiertas y los de uso más habitual, aparece ahora centrada y con animaciones, recordando al Dock de MacOS.

También remiten a los Mac las nuevas esquinas redondeadas de las ventanas de aplicación. Unas ventanas que desde ahora se pueden enganchar a los márgenes de la pantalla, presentar en mosaico y agrupar para minimizarlas y ampliarlas juntas con un único clic. Windows 11 también gana funcionalidad con la adopción de los widgets, pequeñas ventanas heredadas de los dispositivos móviles que sustituyen a los Live Tiles y muestran información de las aplicaciones sin tener que abrirlas.

Como herramienta de comunicación de referencia dentro de Windows 11, Microsoft apuesta ahora por su Teams, que aparece como función de chat en la barra de tareas desplazando Skype, la opción predeterminada a Windows 10. También desaparece la ama de llaves digital Cortana.

La tienda Windows Store se abre más allá de las aplicaciones Win32: ahora los desarrolladores podrán ofrecer también aplicaciones web progresivas y de otros tipos. Y, gracias a los nuevos emuladores, llamados subsistemas, el usuario también podrá ejecutar aplicaciones creadas para los sistemas Linux y… ¡Android! Esta novedad adopta la forma de una aplicación para acceder a la tienda App Store de Amazon, que no contiene tantos títulos como la Play Store de Google, pero sí la mayoría de los más importantes. Esto permite utilizar en el PC aplicaciones de móvil que a menudo son más completas que su equivalente de Windows. En la práctica, esta emulación de Android es todavía muy incipiente (por ejemplo, el aplique de Instagram no encuentra la cámara), pero abre grandes posibilidades para cuando mejore.

Para los videojugadores, Windows 11 incorpora las tecnologías de gráficos AutoHDR y Direct Storage procedentes de las videoconsolas Xbox. Y la función Hello permite ahora acceder sin contraseña a los servicios de Microsoft incluso en otros dispositivos, con reconocimiento facial del PC.

Internamente, la gran diferencia de Windows 11 con la versión anterior son los requisitos de hardware, mucho más estrictos. Es un sistema de 64 bits y sólo funciona con procesadores Intel Core de octava generación o posteriores, AMD Ryzen (con los que inicialmente tuvo problemas de rendimiento, ya resueltos) y Qualcomm Snapdragon 850. También es necesario que tengan un coprocesador de seguridad TPM. En la práctica, sólo admitirán Windows 11 los equipos comprados a partir de finales del 2019. Si tiene intención de actualizar su PC, pásale antes la aplicación de Microsoft que le dirá si el equipo es compatible.

MacOS 12 Monterey

A diferencia de Microsoft, que ha renovado completamente el aspecto de Windows 11 y ha mejorado algunos aspectos del rendimiento, Apple ha centrado su actualización anual de MacOS en sus aplicaciones. La protagonista es FaceTime: además de mejoras en la calidad de sonido y la posibilidad de difuminar el fondo de la imagen, Apple abre las videollamadas a participantes que no tengan ningún dispositivo de su marca: el convocante de la sesión puede generar una dirección web para enviarlas a los usuarios de Windows o Android.

Sin embargo, los principales beneficiarios de las mejoras de Monterey siguen siendo los clientes fieles de Apple, los que además de un Mac tienen un iPhone o un iPad. Así, desde ahora la pantalla de estos dispositivos móviles se puede proyectar con AirPlay a la del ordenador, el tamaño de las ventanas se ajusta automáticamente cuando las trasladamos de una pantalla a otra, y los atajos de iOS para automatizar tareas y secuencias de operaciones llegan ahora al Mac desplazando al tradicional Automator y se sincronizan entre todos los dispositivos del usuario.

MacOS Monterey también hereda de iOS 15 los llamados modos de concentración para configurar qué tipo de notificaciones y de qué origen queremos recibir en cada momento: trabajando, fuera del horario laboral o durmiendo. Y una función muy práctica para quienes nos pasamos la vida probando aplicaciones: se puede restaurar la configuración inicial de Monterey sin tener que reinstalar todo el sistema operativo desde cero.

El navegador Safari permite ahora agrupar pestañas y la barra superior se tiñe del color de la página que estamos viendo. La función Live Text reconoce el texto que contiene la imagen que tenemos en la pantalla y permite interactuar con un clic: llamar si es un número de teléfono, buscarlo en Maps si es un domicilio o traducirlo si es un texto . También podemos guardarlo en una nota rápida, con la posibilidad de etiquetarlo. Y la función Share With hace que si enviamos algo (un enlace, una imagen) a otro usuario de Apple, esta persona le vea como procedente de nosotros cuando abra la aplicación correspondiente.

Por ahora, han quedado fuera de MacOS Monterey al menos dos de las funciones que se habían presentado: Universal Control, para compartir el ratón o el trackpad del Mac entre varios dispositivos, y Private Relay, que protege con cifrado todo el tráfico de datos del equipo siempre que el usuario pague el servicio iCloud+. Se espera que ambas lleguen con una futura actualización.

¿Para quién?

MacOS Monterey está optimizado para los Mac provistos de los procesadores M1 propios de Apple, pero también funciona con la mayoría de los equipos con chip Intel posteriores al año 2015. En cualquier caso, antes de actualizar conviene comprobar que las aplicaciones que usuario considere cruciales para su actividad diaria son compatibles con el nuevo sistema operativo. O bien –y eso también vale para Windows 11– tener paciencia y esperar a la siguiente versión, que con toda seguridad habrá resuelto la mayoría de las incidencias de la actual.

Publicatdo en el diari ara
ara_20211101_andromines

Albert Cuesta

Periodista, analista, traductor i conferenciant especialitzat en electrònica de consum i tecnologies de la informació. És l’editor d’aquest blog, de l’edició en espanyol del butlletí Mobile World Live de la GSMA i del blog de l'Observatorio Nacional de la 5G. També col·labora al diari Ara, Catalunya Ràdio i TV3. ---------------- Periodista, analista, traductor y conferenciante especializado en electrónica de consumo y tecnologías de la información. Es el editor de este blog, de la edición en español del boletín Mobile World Live de la GSMA y del blog del Observatorio Nacional de la 5G. También colabora en el diario Ara, Catalunya Ràdio y TV3.