fbpx

Un fracaso europeo de 106 M€

radar_covid

También puedes leer este artículo en: Català

Las aplicaciones móviles para rastrear los contactos estrechos con personas infectadas debían ser una herramienta clave para mitigar la propagación del covid, pero un año y medio después sólo han servido para notificar 1,83 millones de contagios en el conjunto de la Unión Europea, 5% del total de casos confirmados en los estados que han desplegado alguna de estas aplicaciones, que se han utilizado entre poco y nada.

El objetivo inicial era que las instalara el 60% de la población, pero sólo Irlanda (74%) ha superado este umbral. En España sólo un 17% de los ciudadanos se ha instalado el Radar Covid. Pero es que no es suficiente con descargar el apli, también hay que utilizarla, y eso no ha pasado. Hay algunos ejemplos de éxito en los que los móviles han notificado un porcentaje de casos entre el 26% de Dinamarca y el 10% de los Países Bajos, que han permitido evitar miles de nuevos contagios. En España la proporción desciende hasta el 2% de los casos confirmados.

Por una vez que disponemos de una herramienta tecnológica especialmente útil ahora con la variante ómicron, no se ha utilizado por una preocupación por la privacidad. Algo incoherente viendo la indiscriminada cesión de datos personales a los gigantes digitales de EE.UU. Para hacérselo mirar.

Los estados europeos han destinado 106 millones de euros a crear aplicaciones de rastreo, más los gastos para promocionar su uso. El coste por habitante varía mucho entre países. Según los datos de la Red Europea de Periodismo de Datos publicados por eldiario.es, el español Radar Covid costó cuatro céntimos de euro por habitante, muy por debajo del euro invertido en Países Bajos. Dividiendo el coste por los positivos notificados, cada notificación ha costado 26 euros en el Estado, más de 90 en Alemania y casi 190 en Polonia. Pero cada una de las 77 notificaciones de contacto en Croacia asciende a 1.700 euros. Visto así, todavía no nos ha ido mal.

Pero da aún más rabia que todo el dispositivo técnico haya fracasado sobre todo por la desconfianza de los ciudadanos. Por una vez que disponemos de una herramienta tecnológica especialmente útil ahora con la variante ómicron, no se ha utilizado por una preocupación por la privacidad. Algo incoherente viendo la indiscriminada cesión de datos personales a los gigantes digitales de EE.UU. Para hacérselo mirar.

Publicat al diari Ara

Subscripció a albertcuesta.com

Pots rebre els articles subscrivint-te al grup de Telegram, o bé rebre'ls per correu electrònic posant la teva adreça aquí:

Albert Cuesta

Periodista, analista, traductor i conferenciant especialitzat en electrònica de consum i tecnologies de la informació. És l’editor d’aquest blog, de l’edició en espanyol del butlletí Mobile World Live de la GSMA i del blog de l'Observatorio Nacional de la 5G. També col·labora al diari Ara, Catalunya Ràdio i TV3. ---------------- Periodista, analista, traductor y conferenciante especializado en electrónica de consumo y tecnologías de la información. Es el editor de este blog, de la edición en español del boletín Mobile World Live de la GSMA y del blog del Observatorio Nacional de la 5G. También colabora en el diario Ara, Catalunya Ràdio y TV3.